PREVENCIÓN BLANQUEO DE CAPITALES

El Curso de prevención de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo no es más que el resultado de aunar todos los conocimientos que nos hacen falta para llevar a cabo las indicaciones de la Ley 10/2010 de 28 de abril. Nos encontramos que es de obligado cumplimiento para ciertos sujetos y el motivo no es otro que la protección de la integridad del sistema financiero y de otros sectores de actividad económica mediante el establecimiento de obligaciones de prevención del blanqueo, dirigidas a éstos por la actividad que realizan o por su cuantía económica.

El Gobierno, “inspirado” por la Directiva europea 2005/60/CE (claramente influenciada por la política internacional y las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera) “anima” a todos estos sujetos a formarse en tal sentido, unificando fuerzas contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, asegurándose el éxito de la formación de todos los sujetos obligados sancionando a los que estando obligados a formarse en la prevención del blanqueo no lo hagan.

Se impone a estos sujetos la obligación de comunicar al SEPBLAC (Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias) ciertas actividades. Tendrán el deber de examinar con especial atención toda operación o pauta de comportamiento compleja, inusual o sin un propósito económico o lícito aparente, o que presente indicios de simulación o fraude.

Además, la obligatoriedad de este curso no hace más que confirmar la necesidad de la Ley, que lejos de rivalizar con el secreto profesional de algunos de los sujetos obligados, pretende evitar el blanqueo de dinero por mediación del propio sujeto obligado a realizar el curso. Por ejemplo:

Imaginen que yo como abogado defiendo a un cliente acusado de delito fiscal y, como tengo acceso a toda la información, mientras que lo defiendo en el juzgado le denuncio al SEPBLAC por hacer operaciones sospechosas. Esto no tiene sentido y por eso se defiende el secreto profesional y no se les obliga a denunciar.
Sin embargo, si un cliente quiere que el despacho de abogados le constituya una red de sociedades con capital mínimo y que gestione como apoderado distintos movimientos de fondos… aquí no hay secreto profesional posible”.

Por otro lado, se considera blanqueo de capitales, a efectos de la normativa de prevención, a los capitales procedentes de delitos cuya pena de prisión sea de al menos 3 años (tráfico de armas, de drogas, de personas), por lo que el fraude fiscal (dejar de pagar a Hacienda hasta 120.000 euros), no sería objeto de estudio por parte de las entidades obligadas a prevenir el blanqueo de capitales.

Datos como éste son los que serán objeto de estudio del Curso de prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo, que nos ayudará a entender mejor la ley y a cumplir los requisitos legales que ésta conlleva, sin que rivalice nunca con el secreto profesional.

Objetivos:

El objetivo del curso por lo tanto, será conocer todas las actividades y operaciones sospechosas, aprender los pasos a seguir para prevenir al SEPBLAC y en qué casos, y en general, conocer mejor la Ley que desde 2010 lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

Contenidos:

1.Introducción a la prevención del blanqueo de capitales.

2.Sujetos obligados.

3.Régimen de obligaciones.

4.Comunicación de operaciones.

5.Control interno.

6.Casos especiales.

7.Infracciones y sanciones.

8.La comisión de prevención del blanqueo de capitales y el servicio ejecutivo.

 

Duración: 6 horas.


Si desea información adicional sobre la fecha de realización u otras cuestiones derivadas del curso puede solicitarla a través del siguiente enlace:

SOLICITAR INFORMACIÓN